sábado, 16 de julio de 2011

CRÓNICA NATURALISTA ASTURIANA (1ª PARTE)

Introducción:

     Al igual que las aves viajeras, que realizan largas migraciones en busca de lugares apropiados donde pasar la mala estación, David y yo hemos aprovechado unos días de las vacaciones de verano para huir del calor del sur. Esta vez nos hemos desplazado con la furgoneta hasta Asturias. Concretamente nos hemos movido por el área occidental de la Cornisa Cantábrica, formada por tres Parques Naturales conexos:
-          Fuentes del Narcea (2002), situado al oeste y con sus 47.589 Ha de superficie abarca los concejos de Cangas del Narcea, Degaña e Ibias.
-          Somiedo (1988), ubicado entre medias de los otros dos, ocupa 29.167 Ha y sus límites configuran íntegramente el concejo de Somiedo.
-          Las Ubiñas-La Mesa (2008), hallado al este y con sus 32.630 Ha de extensión ocupa los concejos de Terverga, Quirós y Lena.

Típico paisaje asturiano (Somiedo)

     Yo ya había estado por la zona anteriormente, hace cuatro años y me complacía mucho volver por allí, ya que entonces, me traje muy buen recuerdo del lugar. En principio no llevábamos en mente dedicarnos en exclusiva a buscar al oso, si no pasar unos días agradables en las montañas asturianas y disfrutar de la naturaleza, con lo que fuese surgiendo sobre la marcha. Lo cierto es que casi todo el desarrollo del viaje ha sido improvisado, pero según avanzaban los días, nos fueron invadiendo las ganas de observar al plantígrado. Pero cuando ya nos disponíamos a hacer esperas, el tiempo se estropeó y nos lo impidió. Total, nuestro gozo acabó en un pozo, porque nos vinimos sin ver oso. No obstante el viaje bien ha merecido la pena y hemos vuelto satisfechos, habiendo conseguido observar fauna muy interesante.


Primer día (2 de Julio): Andújar – León

     Partimos hacía las 13.00 horas, dispuestos a llegar a León cuanto antes, así que ni siquiera paramos a comer, si no que comimos mientras conducíamos. Por supuesto cada dos o tres horas parábamos para estirar un poco las piernas, para que descansase el motor de la furgoneta y para turnarnos para conducir. Además, evitamos los tramos de autopistas de peaje, de tal manera que en Madrid pasamos por el Puerto de Guadarrama. Pero además habíamos trazado nuestra ruta de acuerdo con el itinerario más corto y directo, de modo que desde Madrid fuimos hasta Valladolid por carretera nacional, sin pisar autovía, y acabamos llegando a León sobre las 21.30.
     Aunque pasamos calor durante el viaje, prefiero moverme durante las horas diurnas, ya que además de facilitar la conducción y la orientación por sitios que no transito habitualmente, me permite contemplar lugares que tampoco veo todos los días y observar los animales que allí habitan.
     A lo largo de todo el recorrido pudimos observar pájaros tales como gorriones, estorninos, vencejos, aviones y golondrinas, sobre todo en los pueblos y núcleos urbanos por los que pasamos. Antes de dejar nuestra provincia y de cruzar el paso de Despeñaperros, vimos un pequeño bando de rabilargos y los altos vuelos de un águila calzada. Solo unos pocos cernícalos y cogujadas comunes parecían atreverse a desafiar el calor que asolaba los campos manchegos de la Meseta Sur. En unos campos de regadío, de las proximidades del Río Tajo vimos un grupo de blancas garcillas, y mientras circunvalábamos Madrid se nos cruzó sobre la carretera un milano real. La primera parte de nuestro viaje fue algo monótona y nos brindó pocas oportunidades de ver aves, pero la situación cambió al cruzar la Sierra de Guadarrama, donde pudimos ver tres cuervos mientras bajábamos las acusadas pendientes de la carretera que nos dirigía a los páramos castellanos de la Meseta Norte. Rapaces como ratoneros, cernícalos vulgares y primillas, milanos negros y reales; y otras aves tales como cigüeñas, palomas, abubillas, abejarucos, cornejas y urracas era habitual verlas por Castilla y León. Además, en la provincia de Segovia, en unas viejas casas junto a la carretera pudimos ver varias grajillas. Tan solo conseguimos ver un aguilucho pálido en tan larga travesía por campos y tierras de labranza dedicadas al cereal, en la provincia vallisoletana, donde también vimos un zorzal charlo en un pequeño pinar, y otra águila calzada mientras bordeábamos la capital.
     En León hicimos una breve visita a la catedral y salimos a tapear por el Barrio Húmedo.


Segundo día (3 de Julio): León – Pola de Somiedo

     En cuanto nos levantamos, sin demorarnos demasiado, salimos de León por una carretera secundaria que conduce hasta el Espacio Natural del Valle de San Emiliano, de la que pronto nos desviamos por un carril y nos detuvimos en la explanada de un páramo estepario para desayunar. En este corto tramo nos dio tiempo a ver gorriones, golondrinas y vencejos, así como una cigüeña sobrevolando una chopera próxima a León. Aunque todavía lejanas, pero ya se veían las montañas, objetivo de nuestro viaje. Mientras desayunábamos, vimos de cerca unos jilgueros y una pareja de alcaudones comunes en los arbustos, y un milano negro sobrevolar el valle de un río próximo. Más lejos, distinguimos un alimoche volando junto a dos buitres leonados.

Páramo leonés

     Reanudamos la marcha y seguimos atravesando páramos habitados por tarabillas, cornejas, urracas, cigüeñas y milanos. La llegada al Valle de San Emiliano, entre las comarcas leonesas de Babia y Luna, suponía la entrada a las estribaciones de la Cordillera Cantábrica, donde la carretera discurría entre abruptas montañas pobladas por robledales y pinares, y paralela al Embalse de los Barrios de Luna. Pero tan solo una collalba gris y algún que otro colirrojo y tarabilla, fue todo cuanto vimos por la zona.
     El camino por Babia, a través de sus campos, iba paralelo a la vertiente sur de la Cornisa Cantábrica. Por los pastizales y las praderas se movían las cigüeñas, mientras algunas tarabillas oteaban desde su posadero, y en el roquedo próximo a la carretera volvimos a ver otra collalba gris. Poco antes de dejar Babia para comenzar el ascenso hacia el Puerto de Somiedo, hicimos una parada para observar los cernidos de un águila culebrera y a las cigüeñas que seguían a un tractor por el campo. Con la furgoneta aparcada en una anchura, apartada de la carretera, y sin habernos bajado todavía, descubrimos en la horquilla de la rama de un espino cercano, al enmascarado alcaudón dorsirrojo, que raudo se ocultó en la espesura de otro arbusto del seto colindante. Aunque estuvimos un rato esperando no volvió, pero le sacamos bastante provecho a este tiempo de espera. Sobre un peñasco al otro lado de la carretera, descubrimos la silueta, recortada en el cielo, de un pájaro mediano. La distancia no nos permitía identificarlo ni con los prismáticos, pero también hizo que el ave permaneciera tranquilamente posada. Ya con el telescopio pudimos ver con claridad que se trataba de un macho de roquero rojo, que levantó el vuelo mientras dejaba escuchar sus trinos, y que volvió a la misma peña, pero a otro posadero donde también lo veíamos, hasta que poco después desapareció entre las rocas. Estas dos aves acapararon toda nuestra atención, e hizo que nos olvidásemos de la culebrera y de las cigüeñas.

Cigüeña Blanca, en los campos de Babia

     Mientras subíamos al Puerto de Somiedo volvimos a ver otra collalba, y una vez allí, hicimos otra parada con la idea de explorar un poco los alrededores. A nuestros oídos llegaban sonidos de verdecillos y pardillos, fringílidos conocidos por nosotros, pero también otros con los que no estamos familiarizados, pero que gracias a las guías sonoras identificamos los cantos del escribano cerillo y del bisbita ribereño alpino. Y con paciencia descubrimos entre la vegetación alpina al escribano cerillo, al acentor común y a la tarabilla común. También deambulaban por la zona gorriones comunes y lavanderas blancas. Bajamos al cercano arroyo, en cuyas pozas había un gran número de renacuajos de sapo común, con la intención de montar el hide en un rellano y hacer una espera para descubrir a otros pájaros que revoloteaban entre los arbustos, pero nos fue imposible debido al aire que soplaba. Antes de abandonar el torrente vimos dos machos de aguilucho cenizo en vuelos rasantes sobre la tupida vegetación.

Arroyo del Puerto de Somiedo 













Acentor Común



















     Tras pasar el Puerto empezamos a descender en los profundos valles del Parque Natural de Somiedo, dominados casi exclusivamente por color verde. Tan solo las desnudas rocas de las altas cumbres rompían la continuidad cromática de los bosques de haya y los prados alpinos. Antes de llegar a Pola de Somiedo, nos desviamos hacia La Peral, para contemplar las hermosas vistas del Mirador del Príncipe. Al acercarnos a la aldea nos sorprendió la gran variedad de pájaros que se movían entre las casas y los teitos, y las tortuosas callejas y cuestas. Gorriones, colirrojos, lavanderas, verdecillos, pardillos y escribanos cerillos estaban asentados en aquel pueblo. Y hasta unos carboneros parecía que tenían su nido entre las escobas del tejado de un teito. También el acentor común se movía por las inmediaciones del pequeño poblado, y en los campos cercanos no dejaba de escucharse a la codorniz y al bisbita ribereño alpino. El tiempo que pasamos en el mirador, donde aprovechamos para comer, no dejamos de ver y oír a estas mismas aves, más un ratonero, al que escuchamos y observamos su parte dorsal, ya que pasó en vuelo por debajo de nuestra posición.

Vistas desde La Peral

Escribano Cerillo

     En las primeras horas de la tarde bajamos a Pola, donde habíamos quedado con Borja Riesgo. En este tramo se nos cruzó algún que otro mirlo y arrendajo, y también vimos cornejas. Mientras esperamos a Borja, nos acercamos al Centro de Visitantes del Parque Natural y dimos un paseo por el pueblo. Aparte de los gorriones, golondrinas, aviones, vencejos y lavanderas propios de pueblos y ciudades, se escuchaba al chochín y a la curruca capirotada cerca del río. Cuando nos asomamos al puente de piedra descubrimos al mirlo acuático, bioindicador de la pureza que conservan las cristalinas aguas de estos cauces. Nuestro paseo nos llevó a las afueras de Pola, donde pudimos ver al pico picapinos.
     Llegó Borja, acompañado por José Ayllón, junto a dos amigos de Sevilla y sendos hijos de estos, todos ellos naturalistas con los que estuvimos intercambiando impresiones. David, Borja y José ya se conocían, habían sido compañeros en un voluntariado ambiental en Andújar hace años, y casualmente se reencontraron en Somiedo. Todos juntos, guiados por Borja, fuimos hasta unos sitios elevados, cerca de Clavillas, donde visualmente dominábamos amplios valles. De camino, entre los frondosos bosques, era fácil ver pinzones, mirlos, arrendajos y palomas, y por los pastizales desprovistos de vegetación arbustiva y arbórea se movían cornejas y urracas. Hasta el primero de estos “miradores”, fuimos andando bajo las sombras del denso hayedo. Entre la hojarasca se movía un cuantioso número de grillos y algunas enormes babosas negras, y José, gran conocedor de la entomología, nos mostró dos saltamontes verdes (Tettigonia viridissima). Desde este primer punto de observación se contemplaba el manto de las copas de los árboles que cubría ininterrumpidamente las laderas de las montañas hasta donde se perdía la vista en el horizonte. Volviendo hacía los vehículos, en un claro entre la arboleda pasó un fugaz gavilán. El segundo lugar adonde nos llevó Borja fue junto al talud de una carretera desde donde también había una buena perspectiva. Aquí estuvimos mientras atardecía con la mirada puesta en el paisaje. Algunas palomas torcaces volaban sobre el techo del bosque, mientras un ratonero que permaneció posado en un lejano poste acabó perdiéndose en su espesura. Volvimos a Pola y estacionamos en unos aparcamientos de una plaza junto al río, donde pasamos la noche.


Tercer día (4 de Julio): Pola de Somiedo – Valle del Lago

     Desde por la mañana cuando nos levantamos teníamos al chochín, al petirrojo y a la curruca capirotada cantando entre la vegetación del río.  Además también escuchábamos al mirlo acuático al pasar. En esta ocasión acabamos viendo dos ejemplares de mirlo acuático y un macho de curruca capirotada. Por las crestas de las montañas que rodean Pola se veían algunos buitres y cornejas. Por supuesto en la misma plaza donde estábamos bajaban los gorriones, y las golondrinas la pasaban en vuelos a ras de suelo, mientras que los aviones y los vencejos se movían a la altura de los tejados de las casas.
     David y yo fuimos por nuestra cuenta hasta Valle del Lago, donde empieza el sendero que lleva hasta el Lago del Valle (y también hasta los Lagos de Saliencia), y donde pasamos casi todo el día. De camino vimos algunos mirlos, pinzones y lavanderas blancas. En los mismos aparcamientos donde dejamos el furgón, se iniciaba el sendero, pero antes de empezar a recorrerlo permanecimos un buen rato allí, pues estábamos entretenidos con las aves. Los primeros en atraer nuestra atención fue una pareja de alimoches volando sobre sus dominios, en un farallón rocoso frente al aparcamiento, mientras algunas cornejas andaban entre los pastizales del otro margen de la carretera. Poco a poco empezamos a fijarnos en pájaros más pequeños que también se movían por allí como gorriones, verdecillos y pardillos. En el mismo cortado donde seguían cicleando los alimoches, también se movían varios aviones roqueros, y en unos arbolillos de la estrecha ladera que separaba la pared rocosa de nosotros, cantaban un par de bisbitas arbóreos. También acabamos viendo unas pocas lagartijas roqueras.

Hembra de Lagartija Roquera

     Nos cargamos con el telescopio, los prismáticos, agua y comida, y emprendimos la ruta, intentando llevar un ritmo ligero, pero el calor y las paradas que no exigían algunas aves, aunque solo fuera para echarles un vistazo, demoraban la marcha. Pero tampoco nos importaba demasiado, ya que no teníamos ninguna prisa y nuestro principal objetivo era disfrutar viendo animales en la naturaleza. Mientras andábamos se oía al chochín y en algunos tramos del camino eran fáciles de ver los pollos volanderos de acentor común. Entre las ramas de los árboles se veía algún carbonero, pero resultaba más fácil escucharlo. Aves medianas como mirlos, torcaces, cornejas, urracas y arrendajos también eran fáciles de ver. Acercándonos al lago paramos con una pareja de segovianos que estaban fotografiando un bello macho de lagartija serrana. Las codornices no cesaban de cantar mientras charlábamos, y en el alto cielo aparecieron las siluetas del águila real y del halcón abejero, volando bastante próximos, y siendo hostigados por los cuervos. Entre otras cosas, nos comentaron donde se podía ver treparriscos con total seguridad, dada la ubicación del nido, encima de la boca de entrada de la Cueva Huerta, un lugar muy visitado del concejo de Teverga. Pero también nos contaron una experiencia que nos fastidió bastante, y es que justo la tarde del día anterior, habían estado observando dos jóvenes osos desde La Peral. Pero no desde el mirador, si no desde el Teito del Príncipe. Además, recientemente, había habido algunos avistamientos de los dos mismos esbardos, incluso durante algunos días consecutivos. Retomamos el camino, y en el tramo que nos separaba hasta el lago seguimos viendo algunas lagartijas serranas. Oímos petirrojos y mosquiteros comunes que acabamos viendo, y aunque también captábamos los cantos de la curruca zarcera y del bisbita ribereño alpino, no conseguimos verlos. Pero casi en las inmediaciones del lago, conseguimos ver toda una familia de bulliciosos carboneros palustres, revoloteando entre unos arbustos, a los que también se les oyó.

Macho de Lagartija Serrana

     Junto a la orilla del lago, bajo la sombra de una retama nos paramos a comer y a descansar, pero antes nos acercamos a la misma orilla para ver las aguas turquesa del lago, donde grandes bancos de foxinos o piscardos, peces introducidos por el hombre, se hacinaban en las aguas someras. Entre los guijarros de rocas de la orilla también vimos pequeños tritones alpinos adultos y sapos parteros, de los cuales, algunos machos hacían honor a su nombre llevando consigo la puesta. Entre las aves destacan los verdecillos y los pardillos que también frecuentaban el lugar. 
     Después de comer recorrimos el entorno del lago. Seguimos viendo algunos tritones alpinos en fase terrestre y sapos parteros adultos entre las piedras, que también llegamos a escuchar durante el trayecto. Pero en el agua también vimos algunos renacuajos bastante crecidos, algunos de los cuales ya tenían patas, y que se apresuraban a refugiarse bajo las piedras del agua. Pero no parecían temernos a nosotros, ya que no huían hacia aguas profundas, si no más bien se refugiaban lo más cerca que podían de la orilla, tratando de escapar de la depredación a que los somete el pequeño pero voraz foxino. También entre las rocas vimos algunas lagartijas serranas. Los gritos de una pareja de cernícalos nos llamó la atención, que trataban de defenderse de las hordas de las chovas piquirrojas. Pero también se encontraba por las cercanías la chova piquiguarda, cuyo canto difiere bastante de los graznidos de la otra especie. En la falda de una montaña, pastaban y se movían tranquilamente cinco rebecos que estuvimos observando. A nuestro alrededor revoloteaba una gran variedad de mariposas, de las que solo pudimos identificar con total seguridad a dos ejemplares de apolo (Parnassius apollo). Por la orilla también se movían unas pocas lavanderas cascadeñas, y casi cerrando el recorrido pasó un milano negro. 

Las cristalinas aguas del Lago del Valle


     Nada más comenzar el camino de vuelta, nos entretuvimos con los escribanos cerillos que se movían entre las retamas. Gracias a esta breve espera también conseguimos ver algunos mirlos y a tres ratoneros realizando entre ellos formidables picados en el aire. La codorniz se seguía escuchando en los pastizales cercanos, y una confiada hembra de tarabilla norteña tuvo la osadía de venir a posarse a lo alto de un arbusto de la linde del camino. Por lo demás, bajamos más rápido de lo que subimos, sin entretenernos tanto. Volvimos a ver a los volantones de acentor, pero también algunos colirrojos y escribanos montesinos. Pero casi a medio camino nos dimos cuenta que nos habíamos quemado del sol.
     Cuando llegamos a la furgoneta, nos fuimos directamente a La Peral. De camino vimos más córvidos forestales (corneja, urraca y arrendajo), paloma torcaz, y hasta un ratonero, pero no nos paramos. Teníamos cierta prisa. En el tramo de carretera que conduce exclusivamente a la aldea vimos lavanderas blancas y escribanos montesinos.
     En la aldea nos indicaron como llegar al Teito del Príncipe, y tanto los lugareños como el propio guarda de la zona nos confirmaron el testimonio de los dos osos. Una vez que llegamos al lugar exacto, volvimos a prestar algo de atención a las aves del entorno, mientras esperábamos que apareciera el gran plantígrado de la Cordillera Cantábrica. El sonido del ambiente lo ponía la codorniz y el escribano cerillo, al cual vimos poco después. El escribano montesino también asomó por allí, además de pardillos, verdecillos, colirrojos y tarabillas. Las aves negras, mirlos y cornejas, contrastaban bastante sobre los campos donde se movían. Los barridos con el telescopio nos dieron la oportunidad de ver dos rebecos, y del hayedo que teníamos en frente se descubrieron cinco jabalíes que salieron a hozar al prado.
     Oscureciendo, camino de Pola, se no cruzó un corzo macho. Allí nos juntamos un rato con Borja y los sevillanos, antes de irnos a dormir. Mientras picoteábamos y tomábamos sidra, hablamos de las expectativas de nuestros respectivos viajes y de los planes para el día siguiente. Ellos irían al Lago del Valle y nosotros a Teverga, en busca del treparriscos.


Cuarto día (5 de Julio): Pola de Somiedo – Teverga

     La primera hora de la mañana, en Pola, fue más o menos como el día anterior. Al asomarnos al río, siempre conseguíamos ver los mirlos acuáticos, y entre la vegetación, se oían las notas musicales del petirrojo y la curruca capirotada. Igualmente, tampoco faltaban gorriones, golondrinas, aviones y vencejos en los alrededores del pueblo.
     Salimos hacía Teverga tal y como habíamos previsto la noche anterior. Durante el recorrido  nos acompañaban urracas, arrendajos, mirlos, pinzones, y lavanderas blancas y cascadeñas. Pasamos por el Puerto de San Lorenzo, donde se halla el límite entre los concejos de Teverga y Somiedo, y donde se juntan los Parques Naturales de Las Ubiñas-La Mesa y Somiedo, ya que ni la naturaleza ni sus criaturas vivas comprenden que existan estas fronteras administrativas puestas por el ser humano. Subiendo al puerto nos sorprendió un ratonero volando bajo, sobre la carretera, que probablemente se acabaría de levantar de algún oteadero cercano; y bajando vimos a un escribano montesino posado en el asfalto que apresuradamente se quitó de en medio. También se cruzó por la carretera una lagartija roquera, y más adelante un zorro.
     Teverga, como en otros pueblos por los que pasamos, contaba con la presencia de vencejos, aviones, golondrinas y gorriones. Allí nos indicaron que dirección tomar para la Cueva Huerta, y cuando llegamos al sitio nos encontramos con una familia que ya tenía apuntando su telescopio a la entrada del nido del treparriscos, por lo que no tuvimos que dedicarnos a buscarlo por nuestra cuenta. 

Roquedos del Parque Natural de las Ubiñas-La Mesa


     Mientras esperábamos al pájaro-mariposa, al borde de la carretera trazada entre los muros de piedra del desfiladero, pasábamos el rato mirando a los bulliciosos aviones roqueros y comunes que también criaban en una colonia mixta en las paredes del cortado. Tardó un rato, pero finalmente llegó el macho del treparriscos a cebar a la hembra y a sus crías que aguardaban en el nido protegido en una oquedad de la roca, donde nuestra visión no llegaba. Pero no entró directamente al nido, si no que hizo gala de su habilidad para aferrarse al farallón rocoso vertical haciendo honor a su nombre. Cuando se volvió a marchar, en vuelo, sus redondeadas alas efectivamente le otorgaban la silueta de una gran mariposa. Los rayos de luz que penetraban en el interior del cañón, iluminaban al pájaro, reflejando hermosos destellos rojos del movimiento batido de sus alas mientras se alejaba volando. Semejante espectáculo lo volvimos a presenciar dos veces más, que volvió nuevamente al nido a aportar alimento. Entre tanto también vimos unas pocas lavanderas cascadeñas moviéndose por el arroyo que discurría paralelo a la carretera, por el fondo del cañón; así como una paloma torcaz y unos cuervos que pasaron en vuelo por el borde superior del precipicio. También apareció un ratonero cicleando cerca del desfiladero.
     La familia que allí estaba con sus hijos cuando llegamos, nos habló que siguiendo por aquella carretera se llegaba al Hayedo de Montegrande, donde habitaba pito negro y agateador norteño, y que no había posibilidad de confusión con el común, puesto que este no se encontraba allí. Llegamos hasta allí y comenzamos a recorrer el sendero que pronto se adentraba en las profundidades del hayedo. No llegamos a andar demasiado ya que la presencia de pájaros por allí era patente, e invitaba a colocar el hide para intentar fotografiarlos. En el mismo aparcamiento donde dejamos la furgoneta se podían ver petirrojos y se oía el canto del bisbita ribereño alpino. Y dentro del bosque logramos ver unos cuantos pinzones y unos pocos agateadores norteños, pero David no consiguió tirar ni una sola foto. También escuchamos y conseguimos ver unos carboneros garrapinos, pero sin embargo el chochín que también se escuchaba, ni siquiera llegamos a verlo.
     La carretera continuaba hasta el Puerto de Ventana, y como ya no faltaba demasiado, acordamos llegar hasta allí, ya que era posible ver al roquero rojo por la zona. En este tramo conseguimos ver un buitre leonado, surcando un cielo que había empezado a tornarse de gris. Nos detuvimos en una explanada de este puerto para comer, mientras veíamos como el tiempo empeoraba poco a poco, sin remedio. Estábamos al lado de una fuente que tenía un pilón que servía como abrevadero a vacas y caballos. En las aguas estancadas de su interior crecían las algas, y el agua que se iba desbordando por el tope, discurría por un reguero que desembocaba en un pequeño arroyo de montaña. Tanto en el pilón como en toda aquella zona encharcada de su alrededor, encontramos renacuajos de sapo partero y rana bermeja, así como pequeños ejemplares adultos que saltaban entre la hierba a nuestro paso. Ladera arriba conseguimos observar una hembra de collalba gris, y poco después al macho, a los que también conseguimos escuchar. Otras aves que también nos amenizaron la comida fueron las lavanderas blancas que prospectaban aquellos húmedos prados, además de los fringílidos montaraces: pardillos y verdecillos. 

Lavandera Blanca

Collalba Gris


     En lugar de volver a Teverga por el mismo camino, decidimos bajar hacia Ricabo, una aldea del concejo de Quirós, lo que nos permitió descubrir un precioso recorrido alternativo por una carretera, casi pista, a través de un magnífico hayedo. Pero antes de empezar a bajar recorrimos un tramo más o menos llano, entre un mosaico de roquedo, brezal y bosque del que empezaba a adueñarse la niebla. Nos topamos con algún colirrojo tizón y unas jóvenes tarabillas comunes, a pesar de que la niebla empezaba a espesarse. El hayedo también estaba inmerso en la niebla, aunque no tan densa, lo que permitía que aún cantase el herrerillo común y el chochín. En el suelo, crecían helechos y arándanos bajo la sombra de las hayas, y entre la hojarasca que lo cubría, se desplazaban grandes babosas negras. Según bajábamos la niebla se disipaba. Todo parecía estar en calma en el viejo hayedo, nada se movía, hasta que un cárabo emprendió el vuelo bajo el túnel de sombra. En el tramo final del descenso, antes de llegar a Ricabo, vimos escribano montesino y verdecillo.
      Ya íbamos directos a Pola. Tan solo hicimos una parada en el pequeño Embalse de la Malva para identificar las anátidas que nadaban en su superficie. Se trataba de los comunes ánades reales, que parecían estar bastante acostumbrados a las visitas, e incluso entre ellos nadaba algún pato doméstico. Por las inmediaciones se movían gorriones y algunas lavanderas blancas. A la altura del Puerto de San Lorenzo volvimos a ver al ratonero, pero esta vez conseguimos verlo posado antes de que levantara el vuelo. 

Coronela Europea
      El tiempo en Somiedo estaba mejor, y para aprovechar las últimas horas de la tarde fuimos hasta Caunedo, donde subimos al Mirador del Presidente. El paseo ascendente hasta el mirador nos conducía por tramos con tupida vegetación donde se escuchaba la voz de alarma del mirlo, y por canchales donde se observaba al colirrojo tizón y al escribano montesino. En mitad de la senda nos topamos con una pequeña coronela europea que ni trato de huir. También encontramos una musaraña muerta. En el mirador estuvimos hasta que prácticamente nos quedamos sin luz, y tan solo vimos pasar algunas palomas y cuervos, pero centramos nuestra observación en un zorro que estuvo un buen rato campeando en una pradera.
     Volvimos a Pola de Somiedo a pasar la que fue nuestra última noche allí, para despedirnos de Borja, José, y los demás. Para el día siguiente habíamos previsto tirar para Las Fuentes del Narcea, el otro Parque Natural que linda con Somiedo, también conocido como Parque Natural de Cangas de Narcea, Degaña e Ibias, y quedarnos por allí.


Quinto día (6 de Julio): Pola de Somiedo – Puerto de Leitariegos

     La última noche en Pola de Somiedo nos quedamos dormidos como lirones. Habíamos sugerido la noche anterior, antes de marcharnos a Cangas de Narcea, levantarnos pronto para volver a La Peral. Se acercaba el ecuador de nuestro viaje, y aunque de una supuesta lista de toda la fauna silvestre que puebla aquellas montañas y bosques aún nos quedaban muchas especies por ver, ya empezábamos a pensar en el oso como objetivo principal.
     Como el resto de mañanas, siempre veíamos al mirlo acuático entre las piedras del río, mientras que el chochín, el petirrojo y la curruca capirotada solo se manifestaban acústicamente. Pero esta vez también andaba entre los muros del puente una hembra de lagartija roquera. También estaban por allí los mismos pájaros urbanos de días atrás, además de buitres coronando con sus planeos los picachos rocosos.
     Salimos hacía Cangas rumbo norte, dirección Belmonte. Por el camino pudimos ver ambas especies de lavanderas, mirlos y córvidos forestales. Mientras ascendíamos hacia un collado también vimos algunos buitres. Tan solo paramos en el Embalse de la Barca, que estaba junto a la carretera, donde vimos cormoranes. Entre las ramas de los cipreses que bordeaban el pantano revoloteaban jilgueros y gorriones. Una vez que habíamos retomado la marcha vimos un milano negro.
     Antes de llegar a Cangas nos salimos de la carretera principal para buscar un sitio donde comer, y de esta manera remontamos por una pequeña carretera que conduce exclusivamente hasta pequeñas aldeas del concejo. Donde paramos podíamos oír al carbonero garrapinos, al mosquitero común y al pinzón vulgar, y vimos pasar algunas palomas y cornejas. Cuando volvíamos hacía la carretera principal paramos junto a un cerezo silvestre del que recolectamos algunas de sus pequeñas pero exquisitas cerezas, pues solo nos duraron un par de días. Mientras nos aprovisionábamos, pudimos ver un cernícalo, y a la misma carretera vinieron a posarse unos pinzones y carboneros comunes, y entre tanto se oían las estrofas del chochín. 

Bosques del Parque Natural de las Fuentes del Narcea


     Cuando llegamos a Cangas nos acercamos al Centro de Visitantes, y preguntamos si se podía visitar Muniellos. Nos dijeron que estaba limitado su acceso a 20 personas por día, y nos ofrecieron un día demasiado lejano para poder ir, más allá de los días que nos quedaban de viaje. Tras recopilar información y algunos datos de interés, tiramos hacia Genestoso, pensado encontrar en la localidad un mirador o punto de observación donde hacer una espera, ya que en el Centro nos habían dicho que últimamente se habían visto osos por allí. No obstante de camino pudimos ver un ratonero y arrendajos, y aunque no encontramos ningún mirador en Genestoso, hicimos una parada para estirar las piernas y encontramos un topo muerto. Pudimos ver y oír al colirrojo tizón entre muros de piedra, y a una pareja de chovas piquirrojas que pasó volando por el pueblo. También había por allí tarabillas, además de verdecillos, vencejos y gorriones, y algunas urracas en los campos aledaños.
     Nos marchamos hacía el Puerto de Leitariegos, pero sin pasar por Cangas. Íbamos atajando entre aldeas. Al poco rato de salir, paramos a ver unos mitos que se cruzaron de lado a lado, y poco después volvimos a parar junto a un pequeño pilón donde no encontramos ningún anfibio, pero nos permitió observar unos pinzones, una curruca capirotada y un petirrojo. También vimos otro ratonero al poco de reanudar la marcha, y algunos mirlos.
     Cuando nos incorporamos a la carretera que llevaba al Puerto de Leitariegos, volvimos a parar para observar tres rapaces medianas cernidas en el aire. Se trataba de tres ratoneros. Y poco más adelante, después de haber ganado altitud en el tramo que recorrimos, volvimos a hacer otra parada para observar dos grandes rapaces de vientre claro salpicado de motas. Esta vez eran dos águilas culebreras.
     Antes de llegar al Puerto de Leitariegos hicimos una parada en La Farruquita para comprobar que un mustélido que vimos atropellado unos cuantos metros atrás, era una marta. Cerca de los restos del desgraciado animal, había una pequeña fuente a la que no acercamos para ver si había renacuajos o tritones, pero todo lo que vimos cerca de la misma fue una hembra de lagartija roquera. En las inmediaciones de La Farruquita se escuchaba cantar al escribano cerillo, que también se dejaba ver de vez en cuando, así como verdecillos y pardillos. También llegamos a ver un macho de alcaudón dorsirrojo. Dimos un breve paseo por un empinado camino que bajaba entre retamas en las que vimos una curruca zarcera.
     Con las últimas horas de luz llegamos a Leitariegos, donde además del puerto de montaña, se encuentra la estación de esquí y el pueblo con el mismo nombre. Por el pueblo pululaban colirrojos y lavanderas, y en un pequeño charco pudimos observar hacinados a varios aviones recogiendo barro para construir sus nidos. En los alrededores se escuchaba a la codorniz y eran fáciles de ver pardillos y verdecillos. Intentamos subir a la Laguna de Arbás pero ya estaba oscureciendo y nos quedamos a medio camino. Nuestra marcha no es que fuera precisamente ligera ya que nos demorábamos con facilidad para observar a diversas clases de aves que se nos cruzaban. De esta manera estuvimos viendo unas jóvenes collalbas grises y algunos acentores. También vimos un macho de aguilucho pálido sobrevolar los prados donde cantaba la codorniz. Y aunque escuchamos a la chova piquirroja no llegamos a verla, pero sí un pequeño grupo de cuervos cerca de la estación de esquí.


(*) Fotografías: gentileza de David Torres.

FECHA
LUGAR
ESPECIE
OBSERVACIÓN
02/07/2011
Prov. Toledo
Garcilla Bueyera
(Bulbulcus ibis)
Pocas
02/07/2011
Castilla y León
Cigüeña Blanca
(Ciconia ciconia)
Varias
02/07/2011
Castilla y León
Milano Negro
(Milvus migrans)
Algunos
02/07/2011
Madrid. Castilla y León
Milano Real
(Milvus milvus)
Pocos
02/07/2011
Prov. Valladolid
Aguilucho Pálido
(Circus cyaneus)
Un macho
02/07/2011
Castilla y León
Busardo Ratonero
(Buteo buteo)
Algunos
02/07/2011
Prov. Jaén y Valladolid
Aguililla Calzada
(Hiaraetus pennatus)
2 inds. total
02/07/2011
Castilla-La Mancha. Castilla y León
Cernícalo Vulgar
(Falco tinnunculus)
Varios
02/07/2011
Castilla y León
Cernícalo Primilla
(Falco naumanni)
Pocos
02/07/2011
Castilla y León
Paloma Torcaz
(Columba palumbus)
Algunas
02/07/2011
En general en todo el trayecto
Vencejo Común
(Apus apus)
Varios
02/07/2011
Castilla y León
Abejaruco Europeo
(Merops apiaster)
Pocos
02/07/2011
Castilla y León
Abubilla
(Upupa epops)
Pocas
02/07/2011
Castilla-La Mancha
Cogujada Común
(Galerida cristata)
Algunas
02/07/2011
En general en todo el trayecto
Golondrina Común
(Hirundo rustica)
Varias
02/07/2011
En general en todo el trayecto
Avión Común
(Delichon urbicum)
Varios
02/07/2011
Prov. Valladolid
Zorzal Charlo
(Turdus viscivorus)
Un ind.
02/07/2011
Prov. Jaén
Rabilargo Ibérico
(Cyanopica cooki)
Algunos
02/07/2011
Castilla y León
Urraca
(Pica pica melanotos)
Varias
02/07/2011
Sierra de Guadarrama (Segovia)
Cuervo Común
(Corvus corax)
3 inds.
02/07/2011
Castilla y León
Corneja Negra
(Corvus corone)
Varias
02/07/2011
Prov. Segovia
Grajilla Común
(Corvus monedula)
Algunas
02/07/2011
En general en todo el trayecto
Estornino Negro
(Sturnus unicolor)
Varios
02/07/2011
En general en todo el trayecto
Gorrión Común
(Passer domesticus)
Varios
03/07/2011
Prov. León
Cigüeña Blanca
(Ciconia ciconia)
Varias
03/07/2011
Prov. León
Milano Negro
(Milvus migrans)
Pocos
03/07/2011
Prov. León
Alimoche Común
(Neophron percnopterus)
Un ind.
03/07/2011
Prov. León
Buitre Leonado
(Gyps fulvus)
2 inds.
03/07/2011
Puerto de Somiedo
Aguilucho Cenizo
(Circus pygargus)
2 machos
03/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Gavilán Común
(Accipiter nisus)
Un ind.
03/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Busardo Ratonero
(Buteo buteo)
2 inds.
03/07/2011
Babia (León)
Culebrera Europea
(Circaetus gallicus)
Un ind.
03/07/2011
La Peral
Codorniz Común
(Coturnix coturnix)
Oída
03/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Paloma Torcaz
(Columba palumbus)
Algunas
03/07/2011
Prov. León. Parque Natural de Somiedo
Vencejo Común
(Apus apus)
Algunos
03/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Pico Picapinos
(Dendrocopos major)
Un ind.
03/07/2011
Prov. León. Parque Natural de Somiedo
Golondrina Común
(Hirundo rustica)
Algunas
03/07/2011
Prov. León. Parque Natural de Somiedo
Avión Común
(Delichon urbicum)
Algunos
03/07/2011
Puerto de Somiedo. La Peral
Bisbita Ribereño Alpino
(Anthus spinoletta)
Oído
03/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Lavandera Blanca
(Motacilla alba alba)
Algunas
03/07/2011
Pola de Somiedo
Mirlo Acuático Europeo
(Cinclus cinclus)
Un ind.
03/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Chochín Común
(Troglodytes troglodytes)
Oído
03/07/2011
Puerto de Somiedo. La Peral
Acentor Común
(Prunella modularis)
Algunos
03/07/2011
Valle de San Emiliano. Puerto de Somiedo.
Colirrojo Tizón
(Phoenicurus ochruros)
Pocos
03/07/2011
Prov. León. Puerto de Somiedo
Tarabilla Común
(Saxicola torquatus rubicola)
Pocas
03/07/2011
Valle de San Emiliano. Babia (León)
Collalba Gris
(Oenanthe oenanthe)
3 inds. total
03/07/2011
Babia (León)
Roquero Rojo
(Monticola saxatilis)
Un macho. Oído
03/07/2011
Prov. León. Parque Natural de Somiedo
Mirlo Común
(Turdus merula)
Algunos
03/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Curruca Capirotada
(Sylvia atricapilla)
Oída
03/07/2011
La Peral
Carbonero Común
(Parus major)
Pocos
03/07/2011
Prov. León
Alcaudón Común
(Lanius senator)
Una pareja
03/07/2011
Babia
Alcaudón Dorsirrojo
(Lanius collurio)
Un macho
03/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Arrendajo Común
(Garrulus glandarius)
Algunos
03/07/2011
Prov. León. Parque Natural de Somiedo
Urraca
(Pica pica melanotos)
Varias
03/07/2011
Prov. León. Parque Natural de Somiedo
Corneja Negra
(Corvus corone)
Varias
03/07/2011
Prov. León. Parque Natural de Somiedo
Gorrión Común
(Passer domesticus)
Algunos
03/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Pinzón Vulgar
(Fringilla coelebs coelebs)
Pocos. Oído
03/07/2011
Puerto de Somiedo. La Peral
Verdecillo Común
(Serinus serinus)
Algunos. Oído
03/07/2011
Prov. León
Jilguero
(Carduelis carduelis)
Pocos
03/07/2011
Puerto de Somiedo. La Peral
Pardillo Común
(Carduelis cannabina)
Pocos. Oídos
03/07/2011
Puerto de Somiedo. La Peral
Escribano Cerillo
(Emberiza citrinella)
Algunos. Oído
03/07/2011
Puerto de Somiedo
Sapo Común
(Bufo bufo spinosus)
Muchos (larvas)
04/07/2011
La Peral
Jabalí
(Sus scrofa)
5 inds.
04/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Corzo
(Capreolus capreolus)
Un macho
04/07/2011
Lago del Valle. La Peral
Rebeco
(Rupicapra pyrenaica)
7 inds. total
04/07/2011
Lago del Valle
Milano Negro
(Milvus migrans)
Un ind.
04/07/2011
Valle del Lago. Lago del Valle
Alimoche Común
(Neophron percnopterus)
2 parejas adultas
04/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Buitre Leonado
(Gyps fulvus)
Algunos
04/07/2011
Lago del Valle. Parque Natural de Somiedo
Busardo Ratonero
(Buteo buteo)
4 inds. total
04/07/2011
Lago del Valle
Abejero Europeo
(Pernis apivorus)
Un ind.
04/07/2011
Lago del Valle
Águila Real
(Aquila chrysaetos)
Un ind.
04/07/2011
Lago del Valle
Cernícalo Vulgar
(Falco tinnunculus)
Una pareja. Oído
04/07/2011
Lago del Valle. La Peral
Codorniz Común
(Coturnix coturnix)
Oída
04/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Paloma Torcaz
(Columba palumbus)
Algunas
04/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Golondrina Común
(Hirundo rustica)
Varias
04/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Avión Común
(Delichon urbicum)
Varios
04/07/2011
Valle del Lago
Avión Roquero
(Ptyonoprogne rupestris)
Algunos. Oído
04/07/2011
Valle del Lago
Bisbita Arbóreo
(Anthus trivialis)
2 inds. Oído
04/07/2011
Lago del Valle
Bisbita Ribereño Alpino
(Anthus spinoletta)
Oído
04/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Lavandera Blanca
(Motacilla alba alba)
Algunas
04/07/2011
Lago del Valle
Lavandera Cascadeña
(Motacilla cinerea)
Pocas
04/07/2011
Pola de Somiedo
Mirlo Acuático Europeo
(Cinclus cinclus)
2 inds. Oído
04/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Chochín Común
(Troglodytes troglodytes)
Oído
04/07/2011
Valle del Lago. Lago del Valle
Acentor Común
(Prunella modularis)
Algunos
04/07/2011
Lago del Valle
Petirrojo Europeo
(Erithacus rubecula)
Un ind. Oído
04/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Colirrojo Tizón
(Phoenicurus ochruros)
Pocos. Oído
04/07/2011
Lago del Valle
Tarabilla Común
(Saxicola torquatus rubicola)
Pocas
04/07/2011
Lago del Valle
Tarabilla Norteña
(Saxicola rubetra)
Una hembra
04/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Mirlo Común
(Turdus merula)
Algunos. Oído
04/07/2011
Lago del Valle
Curruca Zarcera
(Sylvia communis)
Oída
04/07/2011
Pola de Somiedo
Curruca Capirotada
(Sylvia atricapilla)
Un macho. Oído
04/07/2011
Lago del Valle
Mosquitero Común
(Phylloscopus collybita)
Pocos. Oído
04/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Carbonero Común
(Parus major)
Algunos. Oído
04/07/2011
Lago del Valle
Carbonero Palustre
(Poecile palustris)
Pocos. Oído
04/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Arrendajo Común
(Garrulus glandarius)
Algunos
04/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Urraca
(Pica pica melanotos)
Varias
04/07/2011
Lago del Valle
Cuervo Común
(Corvus corax)
Algunos
04/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Corneja Negra
(Corvus corone)
Varias
04/07/2011
Lago del Valle
Chova Piquirroja
(Pyrrhocorax pyrrhocorax)
Varias. Oída
04/07/2011
Lago del Valle
Chova Piquigualda
(Pyrrhocorax graculus)
Algunas. Oída
04/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Gorrión Común
(Passer domesticus)
Varios
04/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Pinzón Vulgar
(Fringilla coelebs coelebs)
Pocos. Oído
04/07/2011
Valle del Lago. Lago del Valle. La Peral
Verdecillo Común
(Serinus serinus)
Algunos. Oído
04/07/2011
Valle del Lago. Lago del Valle. La Peral
Pardillo Común
(Carduelis cannabina)
Pocos. Oídos
04/07/2011
Lago del Valle. La Peral
Escribano Cerillo
(Emberiza citrinella)
Algunos. Oídos
04/07/2011
Parque Natural del Somiedo
Escribano Montesino
(Emberiza cia)
Pocos
04/07/2011
Lago del Valle
Lagartija Serrana
(Iberolacerta monticola)
Pocas
04/07/2011
Valle del Lago
Lagartija Roquera
(Podarcis muralis)
Pocas
04/07/2011
Lago del Valle
Tritón Alpino
(Mesotriton alpestris)
Algunos
04/07/2011
Lago del Valle
Sapo Partero Común
(Alytes obstetricans)
Varios (adultos, larvas, puestas)
04/07/2011
Lago del Valle
Piscardo
(Phoxinus phoxinus)
Muchos
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Zorro Rojo
(Vulpes vulpes)
2 inds. total
05/07/2011
Embalse de La Malva
Ánade Azulón
(Anas platyrhynchos)
Varios
05/07/2011
Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa
Buitre Leonado
(Gyps fulvus)
Un ind.
05/07/2011
Puerto de San Lorenzo. Cueva Huerta
Busardo Ratonero
(Buteo buteo)
2 inds. total
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Paloma Torcaz
(Columba palumbus)
Algunas
05/07/2011
Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa
Cárabo Común
(Strix aluco sylvatica)
Un ind.
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Vencejo Común
(Apus apus)
Varios
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Golondrina Común
(Hirundo rustica)
Varias
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Avión Común
(Delichon urbicum)
Varios
05/07/2011
Cueva Huerta
Avión Roquero
(Ptyonoprogne rupestris)
Algunos. Oído
05/07/2011
Hayedo de Montegrande. Puerto de Ventana
Bisbita Ribereño Alpino
(Anthus spinoletta)
Oído
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Lavandera Blanca
(Motacilla alba alba)
Algunas
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Lavandera Cascadeña
(Motacilla cinerea)
Pocas
05/07/2011
Pola de Somiedo
Mirlo Acuático Europeo
(Cinclus cinclus)
2 inds.
05/07/2011
Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa
Chochín Común
(Troglodytes troglodytes)
Oído
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Petirrojo Europeo
(Erithacus rubecula)
Pocos. Oído
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Colirrojo Tizón
(Phoenicurus ochruros)
Pocos
05/07/2011
Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa
Tarabilla Común
(Saxicola torquatus rubicola)
Algunas
05/07/2011
Puerto de Ventana
Collalba Gris
(Oenanthe oenanthe)
Una pareja. Oída
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Mirlo Común
(Turdus merula)
Algunos. Oído
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Curruca Capirotada
(Sylvia atricapilla)
Oída
05/07/2011
Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa
Herrerillo común
(Cyanistes caeruleus)
Oído
05/07/2011
Hayedo de Montegrande
Carbonero Garrapinos
(Periparus ater)
Pocos. Oído
05/07/2011
Hayedo de Montegrande
Agateador Norteño
(Certhia familiaris)
Pocos
05/07/2011
Cueva Huerta
Treparriscos
(Tichodroma muraria)
Un macho
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Arrendajo Común
(Garrulus glandarius)
Algunos
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Urraca
(Pica pica melanotos)
Varias
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Cuervo Común
(Corvus corax)
Pocos
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Corneja Negra
(Corvus corone)
Algunas
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Gorrión Común
(Passer domesticus)
Varias
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Pinzón Vulgar
(Fringilla coelebs coelebs)
Oído
05/07/2011
Puerto de Ventana. Ricabo
Verdecillo Común
(Serinus serinus)
Algunos. Oído
05/07/2011
Puerto de Ventana
Pardillo Común
(Carduelis cannabina)
Pocos. Oído
05/07/2011
Parques Naturales Las Ubiñas-La Mesa; Somiedo
Escribano Montesino
(Emberiza cia)
Algunos
05/07/2011
Puerto de San Lorenzo
Lagartija Roquera
(Podarcis muralis)
Un ind
05/07/2011
Caunedo
Coronela Europea
(Coronella austriaca)
Un ind.
05/07/2011
Puerto de Ventana
Sapo Partero Común
(Alytes obstetricans)
Bastantes (adultos y larvas). Oído
05/07/2011
Puerto de Ventana
Rana Bermeja
(Rana temporaria)
Varias (adultos y larvas)
06/07/2011
Embalse de la Barca
Cormorán Grande
(Phalacrocorax carbo)
Algunos
06/07/2011
Parque Natural de las Fuentes del Narcea
Milano Negro
(Milvus migrans)
Un ind.
06/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Buitre Leonado
(Gyps fulvus)
Algunos
06/07/2011
Puerto de Leitariegos
Aguilucho Pálido
(Circus cyaneus)
Un macho
06/07/2011
Parque Natural de las Fuentes del Narcea
Busardo Ratonero
(Buteo buteo)
5 inds.
06/07/2011
Parque Natural de las Fuentes del Narcea
Culebrera Europea
(Circaetus gallicus)
2 inds.
06/07/2011
Parque Natural de las Fuentes del Narcea
Cernícalo Vulgar
(Falco tinnunculus)
Un ind.
06/07/2011
Puerto de Leitariegos
Codorniz Común
(Coturnix coturnix)
Oída
06/07/2011
Parques Naturales Fuentes del Narcea; Somiedo
Paloma Torcaz
(Columba palumbus)
Algunas
06/07/2011
Parques Naturales Fuentes del Narcea; Somiedo
Golondrina Común
(Hirundo rustica)
Algunas
06/07/2011
Parques Naturales Fuentes del Narcea; Somiedo
Avión Común
(Delichon urbicum)
Varios
06/07/2011
Parques Naturales Fuentes del Narcea; Somiedo
Lavandera Blanca
(Motacilla alba alba)
Algunas
06/07/2011
Parque Natural de Somiedo
Lavandera Cascadeña
(Motacilla cinerea)
Pocas
06/07/2011
Pola de Somiedo
Mirlo Acuático Europeo
(Cinclus cinclus)
Un ind.
06/07/2011
Parques Naturales Fuentes del Nancea; Somiedo
Chochín Común
(Troglodytes troglodytes)
Oído
06/07/2011
Puerto de Leitariegos
Acentor Común
(Prunella modularis)
Algunos
06/07/2011
Parques Naturales Fuentes del Narcea; Somiedo
Petirrojo Europeo
(Erithacus rubecula)
Un ind. Oído
06/07/2011
Genestoso. Puerto de Leitariegos
Colirrojo Tizón
(Phoenicurus ochruros)
Pocos. Oído
06/07/2011
Genestoso
Tarabilla Común
(Saxicola torquatus rubicola)
Algunas
06/07/2011
Puerto de Leitariegos
Collalba Gris
(Oenanthe oenanthe)
Algunas
06/07/2011
Parques Naturales Fuentes del Narcea; Somiedo
Mirlo Común
(Turdus merula)
Algunos. Oído
06/07/2011
La Farruquita
Curruca Zarcera
(Sylvia communis)
Un ind. Oída
06/07/2011
Parques Naturales Fuentes del Narcea; Somiedo
Curruca Capirotada
(Sylvia atricapilla)
Un ind. Oída
06/07/2011
Parque Natural de las Fuentes del Narcea
Mosquitero Común
(Phylloscopus collybita)
Oído
06/07/2011
Parque Natural de las Fuentes del Narcea
Mito
(Aegithalus caudatus taiti)
Pocos. Oído
06/07/2011
Parque Natural de las Fuentes del Narcea
Carbonero Común
(Parus major)
Pocos. Oído
06/07/2011
Parque Natural de las Fuentes del Narcea
Carbonero Garrapinos
(Periparus ater)
Oído
06/07/2011
La Farruquita
Alcaudón Dorsirrojo
(Lanius collurio)
Un macho
06/07/2011
Parques Naturales Fuentes del Narcea; Somiedo
Arrendajo Común
(Garrulus glandarius)
Algunas
06/07/2011
Parques Naturales Fuentes del Narcea; Somiedo
Urraca
(Pica pica melanotos)
Varias
06/07/2011
Puerto de Leitariegos
Cuervo Común
(Corvus corax)
Pocos
06/07/2011
Parques Naturales Fuentes del Narcea; Somiedo
Corneja Negra
(Corvus corone)
Algunas
06/07/2011
Genestoso. Puerto de Leitariegos
Chova Piquirroja
(Pyrrhocorax pyrrhocorax)
Una pareja. Oída
06/07/2011
Parques Naturales Fuentes del Narcea; Somiedo
Gorrión Común
(Passer domesticus)
Varios
06/07/2011
Parque Natural de las Fuentes del Narcea
Pinzón Vulgar
(Fringilla coelebs coelebs)
Pocos. Oído
06/07/2011
Genestoso. La Farruquita. Puerto de Leitariegos
Verdecillo Común
(Serinus serinus)
Varios. Oído
06/07/2011
Embalse de la Barca
Jilguero
(Carduelis carduelis)
Pocos
06/07/2011
La Farruquita. Puerto de Leitariegos
Pardillo Común
(Carduelis cannabina)
Algunos. Oído
06/07/2011
La Farruquita. Puerto de Leitariegos
Escribano Cerillo
(Emberiza citrinella)
Algunos. Oído
06/07/2011
Pola de Somiedo. La Farruquita
Lagartija Roquera
(Podarcis muralis)
2 hembras total

No hay comentarios:

Publicar un comentario