jueves, 9 de octubre de 2008

RECORRIDO POR LAS SIERRAS DE ANDÚJAR, CARDEÑA Y MADRONA Y EL VALLE DE ALCUDIA

     Estos dos últimos días hemos estado Raimundo y yo haciendo una ruta por las Sierras de Andújar, Cardeña, Madrona y Valle de Alcudia.

     El martes hicimos el grueso de este largo recorrido. Salimos de Andújar con dirección a Cardeña, pero dado que nuestro propósito era disfrutar del campo desde el primer momento, buscamos un itinerario alternativo, menos concurrido, por lo que nos fuimos por la carretera de Marmolejo. Acabábamos de incorporarnos a esta carretera, cuando en uno de los primeros eucaliptos de la hilera que hay plantada al borde de la primera recta, vemos la silueta de un falcónido. En un principio pensamos que se trataba de un cernícalo, pues pasábamos por las llanas tierras de labor de la vega del Río Guadalquivir. Pero según nos acercábamos comprobamos que se trataba de un halcón peregrino. Al detenernos junto al halcón levantó el vuelo, y además estábamos parados en mal sitio. Avanzamos un poco más hasta encontrar un vado, y salimos rápidamente del coche para observar al halcón que sobrevolaba los campos. Y de entre los eucaliptos salió un segundo halcón, que seguramente se alarmaría al ver volando al primero o de vernos a nosotros por allí, pero que nosotros no lo habíamos descubierto antes en su posadero. Poco a poco, ambos se fueron alejando hacia el río.
     Una vez que retomamos el camino, llegamos a Cardeña directamente, sin paradas. Por la carretera solo se nos cruzaron urracas, y volando a lo lejos, vimos algunos buitres leonados. Fuimos hasta la Aldea del Cerezo, para hacer el sendero que baja hasta el Río Yeguas, para el cual habíamos solicitado autorización previa. Raimundo ya lo conocía, pero yo era la primera vez que lo recorría. Predominaban los arrendajos en la bajada, lanzando al aire sus ásperos graznidos. También vimos algunos ciervos. En la parte baja, cuando ya estábamos cerca del río descubrimos un águila real volando sobre nosotros. Pero no llegamos hasta el río, paramos antes a comer a la sombra de un pino, y desde allí volvimos hacia arriba, sin ver nada. Solo pudimos escuchar al águila imperial cuando habíamos casi llegado a la Aldea del Cerezo. En el corto trayecto que une esta aldea abandonada con Cardeña, antes de salir de nuevo a la carretera, pude fijarme en las urracas que merodeaban por las dehesas, en las tarabillas apostadas en las alambradas, y un colirrojo tizón posado en un muro de piedra.
     Salimos apresurados hacia el Valle de Alcudia. Íbamos a visitar un muladar. Antes de llegar, atravesando este gran valle estepario, era fácil descubrir rapaces en vuelo o posadas en los postes. Pudimos ver tres cernícalos, un par de ratoneros, y un gavilán, este último, cuando nos incorporamos al carril que nos dirigiría a la explotación ganadera donde se ubica el muladar. Cuando llegamos pedimos permiso al dueño para acceder. Pero no llegamos hasta donde estaban los buitres. Nos detuvimos antes para evitar molestarlos, y nos limitamos a observarlos desde el coche. Tampoco permanecimos demasiado rato allí. Y entre los numerosos buitres leonados, que pacientemente esperaban a que les llevasen algún cadáver, fuimos capaces de encontrar cuatro buitres negros.
     Con las últimas horas de la tarde empezamos a recorrer Sierra Madrona, de oeste a este, en dirección a Solana del Pino. Pero se nos echó la noche encima antes de llegar. Se nos cruzaron ciervos por el carril que transitábamos. Una garza real levantó el vuelo de su dormidero al acercarnos con el coche a una pequeña balsa adyacente al camino. Cuando dejamos atrás Solana del Pino, bajamos hasta el Río Robledillo que nos pillaba de paso, con la idea de caminar un poco por su curso y tratar de escuchar los sonidos de algún animal nocturno. Pero la oscuridad de la noche era demasiado cerrada, y el sonido de la corriente del agua apagaba cualquier otro que se produjera por los alrededores. Al poco de reanudar la marcha, nos topamos con una garduña parada en medio de la carretera. Cuando la luz de los faros del coche la alcanzaron de lleno, corrió a refugiarse al interior del bosque.
     Ya íbamos por la parte norte de la Sierra de Andújar, donde además de ciervos, también pudimos ver algunos gamos. Estábamos algo cansados, y el ritmo de la marcha se había hecho lento y monótono. Pero antes de llegar al cruce del santuario tuvimos un incentivo que nos espabiló. Al virar en una curva, nos encontramos con un tejón que cruzaba la carretera. Esperamos allí un rato en balde, por si aparecía de nuevo. En el mismo cruce del santuario descubrimos un chotacabras, que como es habitual, estaba apostado en la carretera, pero que, cuando levantó el vuelo, tuvimos ocasión de verlo posarse en un poste, y después en el cable de un tendido eléctrico, algo que ya no resulta tan frecuente. Antes de seguir hacía Andújar, carrileamos un poco por la pista que va hacia Lugar Nuevo, donde vimos otro chotacabras. Pero aún no habían acabado las sorpresas. Pocos kilómetros más abajo, se nos cruzó otro tejón por la carretera, y una vez más volvimos a pararnos, esperando a que volviera, sin lograrlo. Entre tanto escuchamos al cárabo.
     Antes de llegar a Andújar, hicimos la última escala de nuestra ruta en el Encinarejo. Por el carril vimos otros dos chotacabras. Estuvimos algún tiempo en el mirador oyendo cantar al búho real desde los montes que quedaban a nuestras espaldas, al cárabo desde el bosque ripario, y al mochuelo desde las dehesas que teníamos en frente. Además se escuchaba el aflautado canto del sapo partero, cercano al río. Poco a poco nuestra vista se iba adaptando a la oscuridad, y con la luz de la luna reflejada en el agua, distinguimos a unos jabalíes bañándose en el río.

     Al día siguiente hicimos un recorrido más corto, solo por la Sierra de Andújar, aunque también lo apuramos hasta el anochecer. Volvimos al Encinarejo, y luego más tarde fuimos a La Lancha.
     Subiendo por la sierra nos encontramos con varios rabilargos, pero nos paramos un momento en el mirador del peregrino para poder contemplar el vuelo de un águila real. Cuando llegamos al Encinarejo permanecimos en el mirador hasta después de comer. El tronco de un fresno, atrancado entre los cantos del río, era utilizado por los galápagos leprosos para tomar el sol. En las dehesas de en frente pastaban los ciervos. El petirrojo pedigüeño que hay allí, acostumbrado a que le den de comer, nos amenizaba la espera con sus repentinas apariciones y acercamientos. Con el transcurso de tiempo, esperando, vimos pasar cormoranes y alguna que otra garza real. Pero la mayor expectación la consiguió acaparar un águila imperial que también pasó por allí, en un rápido vuelo.

Ciervo

     Después de comer nos marchamos para La Lancha. A lo largo del carril que conduce hasta el Embalse del Jándula vimos sobre todo ciervos y rabilargos. Aún pueden oírse los berridos del ciervo retumbando en estas serranías en esta época. También, en algún punto paramos para observar los planeos de los buitres. Además vimos algunos gamos, y a la vuelta, ya oscureciendo, se nos cruzó un lirón careto


(*) Fotografía: gentileza de Raimundo Gómez.

FECHA
LUGAR
ESPECIE
OBSERVACIÓN
07/10/2008
Carretera Andújar-Puetollano (S. Madrona)
Garduña
(Martes foina)
Un ind.
07/10/2008
Carretera Andújar-Puertollano (S. Andújar)
Tejón Europeo
(Meles meles)
2 inds.
07/10/2008
Mirador del Encinarejo
Jabalí
(Sus scrofa)
Pocos
07/10/2008
Sierras Cardeña, Madrona y Andújar
Ciervo Rojo
(Cervus elaphus)
Varios
07/10/2008
Carretera Andújar-Puertollano (S. Andújar)
Gamo
(Dama dama)
Pocos
07/10/2008
Carril de Ventillas (Sierra Madrona)
Garza Real
(Ardea cinerea)
Un ind.
07/10/2008
Sierra de Cardeña y Valle de Alcudia
Buitre Leonado
(Gyps fulvus)
Bastantes
07/10/2008
Valle de Alcudia
Buitre Negro
(Aegypius monachus)
Pocos
07/10/2008
Valle de Alcudia
Gavilán Común
(Accipiter nisus)
Un ind.
07/10/2008
Valle de Alcudia
Busardo Ratonero
(Buteo buteo)
2 inds.
07/10/2008
Río Yeguas
Águila Real
(Aquila chrysaetos)
Un ind.
07/10/2008
Río Yeguas
Águila Imperial Ibérica
(Aquila adalberti)
Oída
07/10/2008
Valle de Alcudia
Cernícalo Vulgar
(Falco tinnunculus)
3 inds.
07/10/2008
Carretera de Marmolejo
Halcón Peregrino
(Falco peregrinus brookei)
Una pareja
07/10/2008
Mirador del Encinarejo
Mochuelo Europeo
(Athene noctua vidalii)
Oído
07/10/2008
Mirador del Encinarejo
Búho Real
(Bubo bubo)
Oído
07/10/2008
Carretera Andújar-Puertollano (S. Andújar)
Cárabo Común
(Strix aluco sylvatica)
Oído
07/10/2008
Sierra de Andújar
Chotacabras Cuellirrojo
(Caprimulgus ruficollis)
4 inds.
07/10/2008
Sierra de Cardeña
Colirrojo Tizón
(Phoenicurus ochruros)
Un ind.
07/10/2008
Sierra de Cardeña
Tarabilla Común
(Saxicola torquatus rubicola)
Pocas
07/10/2008
Río Yeguas
Arrendajo Común
(Garrulus glandarius)
Algunos. Oído
07/10/2008
Sierra de Cardeña
Urraca
(Pica pica melanotos)
Algunas
07/10/2008
Mirador del Encinarejo
Sapo Partero Ibérico
(Alytes cisternasii)
Oído
08/10/2008
Carril de La Lancha
Lirón Careto
(Eliomys quercinus lusitanicus)
Un ind.
08/10/2008
Mirador del Encinarejo. Carril de La Lancha.
Ciervo Rojo
(Cervus elaphus)
Algunos
08/10/2008
Carril de La Lancha
Gamo
(Dama dama)
Pocos
08/10/2008
Mirador del Encinarejo
Cormorán Grande
(Phalacrocorax carbo)
Algunos
08/10/2008
Mirador del Encinarejo
Garza Real
(Ardea cinerea)
Pocas
08/10/2008
Sierra de Andújar
Buitre Leonado
(Gyps fulvus)
Algunos
08/10/2008
Carretera Andújar-Puertollano (S. Andújar)
Águila Real
(Aquila chrysaetos)
Un ind.
08/10/2008
Mirador del Encinarejo
Águila Imperial Ibérica
(Aquila adalberti)
Un ind.
08/10/2008
Mirador del Encinarejo
Petirrojo Europeo
(Erithacus rubecula)
Un ind.
08/10/2008
Sierra de Andújar
Rabilargo
(Cyanopica cyanus cooki)
Algunos
08/10/2008
Mirador del Encinarejo
Galápago Leproso
(Mauremys leprosa)
Pocos

No hay comentarios:

Publicar un comentario