lunes, 6 de marzo de 2006

DOS LARGAS RUTAS POR LAS ÁREAS NATURALES DEL ENTORNO DE LA SIERRA DE ANDÚJAR

     Puesto que habíamos acordado echar de campo todo el fin semana pasado, y ya que disponíamos de tiempo, le propuse a Antonio salirnos de los lugares a los que solemos ir cuando vamos a la sierra, para aprovechar e ir más lejos. Así que hicimos dos grandes recorridos que abarcan más allá de los límites de la Sierra de Andújar.
                                                             
     El viernes trazamos un circuito por la zona más al este de la sierra, partiendo desde Andújar hasta Contadero-Selladores, de allí a La Carolina, de La Carolina a Baños de la Encina por autovía, y de Baños de la Encina volvimos a Andújar metiéndonos otra vez en la sierra. Nuestras primeras observaciones corresponden a aves que podíamos ver cerca de la carretera, como estorninos y tórtolas turcas, posados en postes y tendidos eléctricos, gorriones cercanos a las casas, y rabilargos, urracas y también algún mirlo que se nos cruzaba por la carretera. Circulando entre las fincas, donde la carretera es más tranquila, ya podíamos parar a mirar con más detenimiento los animales que veíamos sobre la marcha, como los ciervos, las perdices o los conejos. En estas paradas, a menudo veíamos urracas, a las que no les prestábamos demasiada atención, salvo si estaban alarmadas, por la posibilidad que estuvieran delatando la presencia de un lince u otro depredador. Y también descubrir algún otro animal que nos hubiera pasado desapercibido, como nos pasó con una abubilla posada en el suelo. Poco después de los ciervos, fueron los gamos a los que le dedicamos algo de tiempo para observarlos, como también lo hicimos con los buitres, al descubrirlos en el cielo.
     El tramo de camino de hacia Contadero-Selladores nos ofrecía nuevas expectativas, recorrer una zona por la que nunca habíamos transitado, y quizás descubrir alguna especie que hasta ahora no habíamos visto. Se sucedieron los avistamientos de gamos, pero sobre todo de ciervos, algunas abubillas, y pinzones que salían volando desde el camino donde estaban posados, comisqueando alguna cosa. Paramos en una zona adehesada, por el revuelo de las urracas. Entre sus sucesivos cacareos, que nos eran familiares, escuchamos un áspero reclamo que no nos resultaba conocido. De repente un ave salió del encinar al claro del bosque, perseguida por dos urracas. Era un críalo, el primero que veíamos, que nos alegro bastante el día, y del que Antonio me estuvo explicando cosas. Por estas zonas abiertas, nos resultaba fácil ver a los trigueros posados en las vallas, o en los dispersos piruétanos, que apenas han empezado a verdear con la incipiente primavera. También era frecuente escucharlos cantar. Paramos a ver a un alcaudón común, que destacaba posado sobre un piruétano. No muy lejos se movía un bando de verdecillos, por lo que estuvimos esperando un poco por si se lanzaba a la captura de alguno, pero no tuvimos esa suerte.
     Nos paramos a almorzar junto al camino, ya en la finca de Contadero-Selladores. Retomamos nuestro recorrido en las primeras horas de la tarde, en las que parecía que la fauna estuvo prácticamente ausente hasta llegar a El Centenillo. Por los ondulados espacios abiertos antes de llegar a La Carolina empezamos a ver algunos trigueros, estorninos y tórtolas turcas, los cuales también se podían escuchar. Cerca ya de La Carolina pudimos ver aviones comunes.
     Cogimos la autovía hasta la salida hacia Baños de la Encina, pero no entramos en el pueblo, sino que nos dirigimos hacia el Embalse del Rumblar. Por esta área de campos vimos más tórtolas turcas y estorninos, y junto a las casas y cortijos que íbamos encontrando en nuestro camino, aparecían los gorriones.

Culebra Viperina
Liberando a la culebra tras haberla cogido
Culebra Viperina, enroscada bajo el agua

     Adentrándonos en la sierra empezaban de nuevo a verse pájaros forestales, como los pinzones, o algún mirlo. Y de nuevo también volvíamos a ver ciervos. Pero además de pararnos cuando veíamos algún ciervo, hicimos otra para asomarnos a un abrevadero, a ver que encontrábamos. Curiosamente el pilón estaba seco, pero por el reguero del desagüe había tres charcos en los que había algunos renacuajos negros de sapo corredor, y en uno de ellos encontramos la explicación de porque no había muchos, una culebra viperina. Por las cercanías podía oírse el carbonero y a las perdices.
     Atardeciendo llegamos a la bifurcación del camino que va hacia Contadero-Selladores, y empezamos a recorrer la carretera por la que habíamos ido, pero de vuelta hacia Andújar. Como es frecuente por esta zona, antes de llegar a las Viñas, vimos más ciervos.

     El recorrido que hicimos el sábado fue más largo. Salimos de Andújar, no demasiado temprano, porque estábamos cansados del día anterior, hasta llegar a Puertollano, de donde fuimos por la carretera nacional hasta Cardeña, de allí fuimos por la carretera secundaria de la sierra a Marmolejo, y desde aquí regresamos a Andújar.
     Pasamos de ver de estorninos al principio de comenzar nuestra ruta, en las cercanías de Andújar, a las urracas, al ir ya por la sierra. Nos desviamos al cercano Embalse del Encinarejo, puesto que no queda muy retirado de la carretera, donde nos dimos una vuelta a pie por los alrededores de la presa. Al cruzar el puente nos fijamos en una garza real posada en una de las grandes piedras que emergen del río. Al pasar al otro lado, bajamos hasta la orilla, cerca de la presa, donde se formaba una pequeña charca en la que habían quedado atrapados unos pocos cangrejos rojos (Procambarus clarkii), especie alóctona de origen americano. Pero también había allí unos pequeños peces, que parecían estar aturdidos, y que no nos fue difícil coger. Después los devolvimos a la misma charca donde los habíamos encontrado. Antonio pudo averiguar después que se trataba de percasoles, una especie invasora introducida por los pescadores. Aquellos cangrejos y aquellos peces, son por desgracia una radiografía del estado de nuestros ríos. Cuando íbamos de vuelta al coche, nos pasaron volando unos ánades reales. También nos fijamos en las orugas de la procesionaria (Thaumetopoea pityocampa) que comían las acículas de un pequeño pino piñonero, que por su tamaño, presencia de pelos urticantes en su cuerpo y ausencia de bolsones en el pino donde se alimentaban, estimamos que se encontraban en el tercer estadio de su desarrollo larvario.

Percasoles

     La siguiente parada que hicimos fue completamente improvisada, y afortunadamente pude encontrar un hueco rápido para salirme de la carretera. Sobre una encina no muy lejana, vimos nada menos que un águila imperial adulta, posada, que estuvimos contemplando a placer hasta que se dejó caer en vuelo al otro lado de la ladera, y la perdimos de vista.
     Por la carretera hacia Puertollano se empezaban a ver pequeños grupos de pinzones, y los ciervos, que sobre todo con los primeros parábamos a observar. En una parada que hicimos para estirar un poco las piernas, encontramos en una zona arenosa cuatro eslizones ibéricos.

Eslizón Ibérico

     Más adelante, siguiendo nuestro camino, además de los ciervos, veíamos también algún que otra paloma torcaz en vuelo. Improvisamos otra parada para mirar los buitres, todos leonados, volando en espiral primero, lanzándose después en línea recta. La siguiente parada obligada que hicimos fue para almorzar, en la parte norte de la sierra. Mientras comíamos, unos maullidos llamaron nuestra atención. Nos levantamos de las rocas que usábamos como asientos, y detrás de nosotros algo alejados, volaba sobre el encinar una pareja de ratoneros.
     Una vez que reanudamos la marcha, no tardamos mucho en pasar de Sierra de Andújar a Sierra Madrona, y no solo porque cruzáramos la frontera entre Andalucía y Castilla-La Mancha, sino porque era algo patente en el paisaje. Aunque ambas integran Sierra Morena, hay un apreciable cambio en la vegetación. De los encinares y los jarales de Sierra de Andújar, a los densos pinares de Madrona, que sus cimas más altas y abruptas se aprecia la roca desnuda, frente a la superficie ondulada que predomina en la Sierra de Andújar. También pudimos ver algunos robles melojos y brezos junto a la carretera. En cuanto a la fauna no varía tanto, y los ciervos seguían estando presentes en nuestra ruta, acompañados de mirlos, palomas torcaces, pinzones y arrendajos que solo se dejaban ver unos instantes. Por la cara norte de la sierra, donde el pinar vuelve a ceder el sitio que le corresponde al monte mediterráneo autóctono, volvimos a ver más buitres.
     Hicimos una breve parada en el Embalse del Montoro. Nuestras paradas cada vez eran más cortas. Todavía no habíamos llegado a Puertollano, y temía que la noche se nos echara encima. Aunque conseguimos llegar a Puertollano antes que atardeciera, se nos hizo de noche antes de llegar a Cardeña. Pudimos disfrutar del Valle de Alcudia todo lo que nos permitió ir por una carretera nacional, en la que nos era imposible parar, con las últimas luces de la tarde. No obstante, aunque solo fuera de paso, nos dio tiempo a ver aves esteparias recorriendo este paraje. Los cernícalos, y también algún ratonero, era fácil descubrirlos posados en los tendidos eléctricos que unen los altos postes, algunos de los cuales ocupados por los grandes nidos de las cigüeñas comunes. Además, en los cables, solían aparecer multitud de estorninos. Y también logramos ver a los trigueros, posados en las alambradas colindantes con la carretera, y un bando de jilgueros.
     Por la carretera que transcurre de Cardeña a Marmolejo, ya de noche, solo pudimos ver unos cuantos ciervos a los que alumbramos con los faros del coche, que se retiraron en seguida de la cercanía de la carretera. Paramos un rato en el Embalse del Yeguas, pero no vimos nada, ni tampoco oímos el sonido de ningún animal. Antes de llegar a Marmolejo, paramos en el balneario, junto a la ribera del Guadalquivir, donde escuchamos la metálica voz del autillo provenir de la arboleda riparia.


(*) Fotografías: gentileza de Antonio Ibarra.

FECHA
LUGAR
ESPECIE
OBSERVACIÓN
03/032006
Sierra de Andújar
Conejo Europeo
(Oryctolagus cuniculus algirus)
Pocos
03/032006
Sierra de Andújar
Ciervo Rojo
(Cervus elaphus)
Varios
03/032006
Sierra de Andújar
Gamo
(Dama dama)
Pocos
03/032006
Sierra de Andújar
Buitre Leonado
(Gyps fulvus)
Algunos
03/032006
Sierra de Andújar
Perdiz Roja
(Alectoris rufa)
Pocas. Oída
03/032006
Sierra de Andújar
Tórtola Turca
(Streptopelia decaocto)
Varias. Oída
03/032006
Sierra de Andújar
Críalo Europeo
(Clamator glandarius)
Un ind. Oído
03/032006
Sierra de Andújar
Abubilla
(Upupa epops)
Pocas
03/032006
Sierra de Andújar
Avión Común
(Delichon urbicum)
Pocos
03/032006
Sierra de Andújar
Mirlo Común
(Turdus merula)
Pocos
03/032006
Sierra de Andújar
Carbonero Común
(Parus major)
Oído
03/032006
Sierra de Andújar
Alcaudón Común
(Lanius senator)
Un ind.
03/032006
Sierra de Andújar
Rabilargo
(Cyanopica cyanus cooki)
Pocos
03/032006
Sierra de Andújar
Urraca
(Pica pica melanotos)
Algunas. Oída
03/032006
Sierra de Andújar
Estornino Negro
(Sturnus unicolor)
Varios
03/032006
Sierra de Andújar
Gorrión Común
(Passer domesticus)
Pocos
03/032006
Sierra de Andújar
Pinzón Vulgar
(Fringilla coelebs coelebs)
Algunos
03/032006
Sierra de Andújar
Verdecillo Común
(Serinus serinus)
Pocos
03/032006
Sierra de Andújar
Triguero
(Emberiza calandra)
Pocos. Oído
03/032006
Sierra de Andújar
Culebra Viperina
(Natrix maura)
Un ind.
03/032006
Sierra de Andújar
Sapo Corredor
(Bufo calamita)
Algunos (renacuajos)
04/03/2006
Sierra de Andújar, Madrona y Cardeña
Ciervo Rojo
(Cervus elaphus)
Algunos
04/03/2006
Encinarejo
Garza Real
(Ardea cinerea)
Un ind.
04/03/2006
Encinarejo
Ánade Azulón
(Anas platyrhynchos)
Pocos
04/03/2006
Sierra de Andújar y Madrona
Buitre Leonado
(Gyps fulvus)
Varios
04/03/2006
Sierra de Andújar. Valle de Alcudia
Busardo Ratonero
(Buteo buteo)
Pocos. Oído
04/03/2006
Sierra de Andújar
Águila Imperial Ibérica
(Aquila adalberti)
Un ind.
04/03/2006
Valle de Alcudia
Cernícalo Vulgar
(Falco tinnunculus)
Pocos
04/03/2006
Sierra de Andújar y Madrona
Paloma Torcaz
(Columba palumbus)
Pocas
04/03/2006
Ribera del Río Guadalquivir
Autillo Europeo
(Otus scops)
Oído
04/03/2006
Sierra Madrona
Mirlo Común
(Turdus merula)
Pocos
04/03/2006
Sierra Madrona
Arrendajo Común
(Garrulus glandarius)
Pocos
04/03/2006
Sierra de Andújar
Rabilargo
(Cyanopica cyanus cooki)
Algunos
04/03/2006
Sierra de Andújar
Urraca
(Pica pica melanotos)
Algunas
04/03/2006
Sierra de Andújar. Valle de Alcudia
Estornino Negro
(Sturnus unicolor)
Varios
04/03/2006
Sierra de Andújar y Madrona
Pinzón Vulgar
(Fringilla coelebs coelebs)
Pocos
04/03/2006
Valle de Alcudia
Jilguero
(Carduelis carduelis)
Pocos
04/03/2006
Valle de Alcudia
Triguero
(Emberiza calandra)
Pocos
04/03/2006
Sierra de Andújar
Eslizón Ibérico
(Chalcides bedriagai)
4 inds.
04/03/2006
Encinarejo
Percasol
(Lepomis gibbosus)
2 inds.

No hay comentarios:

Publicar un comentario